¿DE QUÉ ESTÁN COMPUESTOS LOS COSMÉTICOS HABITUALES?

Es asombrosa la gran cantidad de compuestos químicos y derivados del petróleo que se encuentran en los cosméticos habituales, y que, sin darnos cuenta, se van depositando en nuestro cuerpo y produciendo efectos perjudiciales. No hay que olvidar que la piel es un órgano extenso, que absorbe las sustancias que se le depositan, y por tanto imaginad lo que puede ocurrir si nos colocamos en toda la piel, como gel, aceite, crema corporal…, sustancias que pueden ser tóxicas.

Si nos ponemos a estudiar la toxicidad de los componentes petroquímicos en los cosméticos, conseguiremos aclararnos poco: estudios que hablan de efectos tóxicos, que luego se tachan de poco resolutivos o se desmienten por otros estudios, que a su vez no aclaran que realmente hablemos de productos inocuos… Desde luego parece un mundo más mediatizado por los intereses económicos que por la búsqueda de la salud.

Como es un tema que está de moda, con frecuencia nos venden cosméticos acompañados de reclamos publicitarios en los que se dice que llevan componentes naturales. Pero si luego consultamos la etiqueta de los ingredientes, nos encontramos con que aparecen un montón de productos que no sabemos bien lo que son y nos quedamos con la duda de si realmente son o no son naturales. En la mayoría de las ocasiones, esos componentes naturales (aloe vera, aceite de argan, karité…) están ahí, pero en muy poca proporción. Para saber con más precisión lo que contienen los cosméticos que compramos, hay que descifrar la etiqueta de los componentes, labor que a veces parece complicada.

Vamos a ver una serie de recomendaciones útiles a la hora de interpretar una etiqueta.

- El listado de ingredientes suele aparecer en letra muy pequeña, en la etiqueta posterior del envase

- El orden de los componentes aparece en un orden que va de mayor a menor proporción, es decir, que aparece en primer lugar el componente del que más cantidad hay en el producto. Así, si encontramos que el aloe vera, por ejemplo, está al final, será porque realmente hay muy poca cantidad de aloe vera.

- Las materias primas vegetales se suelen formular en latín. El aloe vera es aloe barbadensis, la manteca de karité, butyrospermum parkii butter

- Vamos a ver un listado de los productos químicos que podemos encontrarnos y que se considera que tienen toxicidad:

  • Parabenos: derivados del petróleo. Se usan como conservantes ya que son bactericidas y fungicidas. Tienen efecto hormonal débil y posiblemente cancerígeno, que está motivando mucha controversia, por una parte no se considera demostrado este potencial carcinógeno, pero por otra hay indicios de que podría haber una relación. Otros derivados del petróleo son Paraffinum o Petrolatum, que forman una película alrededor de la piel que le impide airearse.
  • El Lauril Sulfato de Sodio (sodium laurel sulfate), se usa para hacer los productos más espumosos, retira aceites y grasas de la piel, y causa irritación en piel y ojos, y un supuesto potencial carcinógeno.
  • Otros compuestos químicos que se usan para hacer los productos más espumosos o cremosos son las Dietanolaminas (DEA, MEA o TEA), irritantes para la piel y los ojos, y posiblemente perjudiciales para el sistema inmunitario y nervioso, y Siloxanos (ciclometicona, productos acabados en xilano), de los que se sospecha que podrían producir una interferencia hormonal y toxicidad hepática.
  • Pfenilendiamina: Se usan como colorantes en tintes para el cabello. Producen dermatitis de contacto y podrían ser cancerígenos.
  • El Triclosán es utilizado principalmente en desodorantes, antitranspirantes, limpiadores, antibacteriales y desinfectantes de manos, por su efecto antibacteriano y fungicida. En estudios controlados o in vitro se ha visto que podría tener interferencia hormonal, y podría afectar al desarrollo mental.
  • Compuestos de Polietilenglicol (PEG). Son derivados petroquímicos. Se usan como emulgente y aumentan la capacidad espumante. Son sustancias muy controvertidas por su extendido uso. Son irritantes, modifican el manto hidrolipídico de la piel y podrían ser mutagénicas.
  • Los formaldehídos, son tóxicos y se han reconocido como carcinógenos (cáncer nasofaríngeo). Aparecen como DMDM Hidantoína, Diazolidinil Urea, Urea Imidazolidinil, Metenamina, Quarternium 15 e Hidroximetilglicinato de Sodio.
  • Butilhidroxianisol (BHA) y Butilhidroxitolueno (BHT). Utilizados principalmente en maquillajes y cremas humectantes, como antioxidantes procedentes de la industria petrolífera. Los Institutos Nacionales de Salud consideran que el BHA es anticipadamente razonable que sea un carcinógeno humano. El BHT puede modificar la actuación de ciertos carcinógenos. Además se acumula en la grasa corporal, pueden causar reacciones alérgicas, el BHA interferir con las funciones hormonales y el BHT a dosis relativamente altas puede afectar a la reproducción de las ratas.

No hay que olvidar además aspectos como que los cosméticos industriales suelen estar fabricados mediante técnicas contaminantes para el medio ambiente y generan residuos peligrosos no biodegradables. Además, con frecuencia en su desarrollo interviene la experimentación con animales.

Pues nada, ahora, a buscar alternativas…, ¡hay más de las que creemos!

This entry was posted in General, Hábitos saludables. Bookmark the permalink.

Comments are closed.